Algodón orgánico o poliéster Reciclado? | rebelroot
 
March 13, 2015


Algodón orgánico o poliéster Reciclado?

Compara una botella de agua y una camiseta de poliéster. ¿Cómo los ves? Aunque se parezcan lo que un huevo a una castaña en realidad son primos hermanos. De hecho, el origen del PET (tereftalato de polietileno) está ligado a la moda y se remonta a la segunda guerra mundial. Dos científicos británicos desarrollaron un nuevo material sintético barato para paliar la escasez de algodón.

 

Ahora que sabemos qué es el PET, sin más dilación… ¿Algodón orgánico o poliéster de PET? ¿Reciclado es ecológico? ¡Cuatro razones!:

1 – Ahorro de emisiones. Se necesita cuatro veces y media más energía para reciclar PET, que para producir algodón orgánico. ¡Ojo! Nunca hay que confundir el proceso del algodón orgánico y el convencional; este último es muy contaminante y casi cuadruplica las emisiones del cultivo ecológico.

 

2 – Efecto invernadero. Cuando compramos un coche, sabemos las emisiones de CO2 que se lanzarán a la atmósfera, pero no cuánto CO2 ha sido necesario para la fabricación del vehículo. ¿Y en materia de tejidos? El PET reciclado genera el doble de emisiones que el algodón orgánico. Su primo hermano, el poliéster sin reciclar, emite hasta cuatro veces más dióxido de carbono a la atmósfera.

 

3 – Componentes químicos. Que no se consideren “demasiado peligrosos”, no significa que no existan, y que puedan afectar a personas con piel sensible o SQM. El PET libera antimonio en bajas dosis, además de hacerlo durante el proceso de fabricación o destrucción. ¿Has escuchado “la leyenda urbana” sobre el agua mineral embotellada, recalentada en los camiones? ¡Tiene poco de mito! Por tu salud, evita exponer al calor y la luz cualquier bebida contenida en PET.

 

4 – El falso reciclaje. Llamémosle PET, plástico o poliéster. Nada derivado del petróleo se puede reutilizar eternamente puesto que los polímeros se degradan con cada nuevo reciclaje. El proceso más largo sería así: De un envase de PET se produce resina para fabricar juguetes, electrodomésticos, fibras… (¡nunca nuevos envases!). De aquí llegarían productos más toscos y… finaliza el ciclo. Después solo se puede quemar o esperar decenas de años a que se degrade por completo.

 

En cuanto a las prendas, lo habitual es que los tejidos de PET reciclado no se puedan volver a reutilizar por los tintes y sustancias químicas añadidas.

 

 

 

 

 

Fuente: Cooliflower